Lo que Podemos Esperar de las Promesas Electorales y Políticas Comerciales

Por Sourcing Journal | 23 de Octubre, 2020

Este artículo fue originalmente publicado en Sourcing Journal el 23 de Octubre, 2020, obviamente antes del Día de las Elecciones en los US. Aunque ahora es bastante tarde, la conclusión de cómo las elecciones pueden afectar las políticas comerciales de US, es aún relevante para ayudar a las compañías a prepararse para los años por venir.
 

Con el último debate presidencial concluido, lo único que nos queda es ir a votar.
 

Sin importar que gane el Republicano Donald Trump o el Demócrata contrincante y anterior Vicepresidente, Joe Biden, la economía de US sigue atrincherada dentro de una incipiente y agitada recuperación. Una de las tareas más importantes será la de crear empleos, ya que el porcentaje de desempleo sigue en el 7.9%, por sobre el pico de pasadas recesiones. Eso es probablemente tan importante como el hecho de encontrar una vacuna o un tratamiento terapéutico para tratar de mitigar las infecciones del Covid-19. Dado que un paquete de estímulo parece estar en pausa, la lista presidencial de cosas por hacer debe priorizar el hecho de obtener asistencia para esos con necesidad. El retail sector ha visto un gran número de despidos y suspensiones derivados del Covid. Para muchos, un buen número de los trabajos suspendidos nunca regresaron, ya que las cadenas de tienda se declararon en bancarrota o recortaron sus store fleets. Con apenas unos dos meses para que el 2020 termine, muchas más tiendas y empleos en las cadenas de tienda podrían recortarse.

 

El año por delante traerá consigo una firme cadencia de retos. “Aún nos enfrentamos a un 30-35% de probabilidades de retroceder en una recesión y no se ve que la economía de US alcance su verdadera nómina en el nivel de GDP de finales del 2019, sino que hasta muy a finales del próximo año y, con eso se asume la aprobación de $500 billones en paquetes de estímulo antes de finales de año”, indicó Beth Ann Bovino, Economista en Jefe de US en el S&P Global Ratings.

 

El equipo de Bovino espera que el GDP total del año se encoja un 4%, mientras el desempleo podría alcanzar niveles de pre-crisis hasta mediados del 2024. Para la América corporativa, una distinción clave entre ambos candidatos es la actual tasa de impuestos. Bajo el Tax Cut y el Jobs Act del 2027 bajo Trump, la tasa de impuestos efectiva cayó al 13% de un 22%. Biden ha indicado que el aumentaría por lo menos la mitad de esa cantidad.

 

La única área en la que ambos candidatos piensan similar en cuanto a política comercial es un área que impacta la industria de la manufactura. En la reciente virtual Sourcing Journal Summit, el analista de la cadena de suministros de S&P, Chris Rogers, denotó que no mucho cambiaría inicialmente en cuanto al tema comercial independientemente de que candidato sea electo. Mientras que una presidencia Biden, probablemente sería menos hostil — él es menos propenso a querer involucrarse dentro de una nueva guerra comercial con Vietnam — se espera que su enfoque sea en la de encontrar solución para la permanencia de empleos dentro del país antes de llevarlos al extranjero.

 

Eso significa que la guerra comercial con China continuará como hasta ahora, sin ningún cambio por el momento. “Ninguno de los candidatos quiere ser visto como suave con China” dijo Bovino, denotando que un segundo término bajo Trump significa que los esfuerzos se mantendrán con su acercamiento de “América Primero”. Un segundo periodo Trump podría ver más brotes de países asiáticos de menor tamaño y podría tirar a los US de la Organización Mundial de Comercio.

 

Por otro lado, Biden es más propenso a construir una coalición con aliados para lograr cumplir con las metas comerciales. “El Sr. Biden ha prometido un compromiso nacional de ‘comprar América’ al comprimir el contenido de las reglas domésticas y extendiendo la asistencia gubernamental”, expresó Bovino, agregando que Biden podría traer a los US de regreso hacia el Trans-Pacific Partnership, del cual Trump se retiró en 2017.

 

“Para los US, los efectos económicos directos de las tarifas de y para sí mismos no son suficientes para amenazar la expansión de US. Aunque, por sobre otras políticas proteccionistas vigentes y en medio de una lenta recuperación, estas no ayudan. Las tarifas sobre productos intermedios dañan las compañías americanas y las tarifas en los productos finales dañan a los consumidores americanos”, agregó Bovino. “Las barreras no tarifarias harían que las condiciones económicas fueran peores para las compañías de US, esas que realizan negocios significativos con China. Todo con lleva a menos trabajos para los trabajadores americanos”.

Subscribe to Behind the Seams 

  • White Facebook Icon
SPESA Logo (5) (1).png

© 2020 by SPESA. Proudly created with Wix.com